medirtemperatura.com

Termostato

El termostato es un elemento mecánico cuya posición varía en función de la temperatura.

Termostato eléctrico.

En los termostatos eléctricos, al variar la posición lo que se consigue es abrir o cerrar un circuito funcionando como inturruptor de señal discreta, todo/nada. Este tipo de termostatos son muy usados, por ejemplo, en calefacción.

Este tipo de termostato recibe el nombre de bimetálico porque está formado por dos metales diferentes, actuando de manera diferente en función de la temperatura. Cuando se calienta o enfría la unión, en un momento dado, una de las dos piezas dilata o contrae; la otra pieza no ha tenido movimiento. Con ese movimiento se consigue que ambas partes se unan o separan y por tanto, pueda pasar o no, la corriente eléctrica que cierra el circuito de control.

Termostatos mecánicos, válvulas

En los termostatos mecánicos, lo que sucede es que el cambio de posición provoca, generalmente la apertura o cierre de una abertura. Funciona en este caso a modo de válvula que va abriendose a medida que aumenta la temperatura. Este tipo de termostato es muy usado en automoción para la refrigeración del motor del coche.

Constructivamente, estos termostatos están formados por un gas encerrado en un tubo que al dilatar o contraerse, regula la abertura de una válvula.

Termostato digital

Otro tipo de dispositivos a los que comúnmente se les llama termostato son aquellos dispositivos electrónicos que haciendo uso de sensores de temperatura, microprocesadores y relés controlan todo tipo de circuitos. Dado que estos incluyen electrónica programable, el abanico de posibilidades de sus características es mucho más elevado que en las otras dos modalidades de termostato tradicional.

Sus aplicaciones son múltiples, destacando en calefacción, para regular la temperatura de la vivienda y el ACS y en energía solar, donde los termostatos son diferenciales, pues deben controlar la temperatura tanto de la fuente de calor ( las placas solares ) como del acumulador de ACS.